hobbiespot logo
HOBBIESPOT
La historia

Hobbiespot nació con la idea de unir a personas en torno a sus aficiones a través de una app, para después llevarles a experiencias reales y eventos relacionados con su hobby.

Llegar a esa idea tuvo un proceso que se hizo gracias a mucho trabajo y diversión, aplicando Lean Startup y realizando múltiples experimentos.

Me fui antes de su lanzamiento al mercado, aprendiendo muchísimo en el camino tanto en el ámbito profesional y sobre todo personal. Para mí hay un antes y un después de este proyecto.

¿Cuál era mi papel?
  • Coordinar equipos: Desde el área de negocio, marketing, programación… en una start-up todo está muy unido, aunque cada uno habla un lenguaje diferente. Yo era el facilitador, “traductor” y nexo de unión en los equipos.
  • Desarrollo de producto: Concebir la app móvil, definir sus funcionalidades, coordinar y supervisar su desarrollo.
  • Lean Startup: Desarrollar la idea de negocio desde sus etapas más iniciales con herramientas de Lean Startup como Canvas, Empathy Map, experimentos, etc… probar y pivotar lo más rápido posible.
¿Por qué?

A comienzos de 2014 decidí no seguir en Asoma. Quería orientarme hacia los negocios digitales y fundar una StartUp. Comencé a desarrollar una idea de proyecto con Roberto Salcines, que tenía experiencia en el mundo de los negocios e inversión.

A pesar de que comenzamos trabando un proyecto alrededor del fútbol, gracias a la metodología Lean StartUp descubrimos que había una oportunidad en unir personas a partir de la práctica de hobbies comunes. La misión del proyecto nos motivaba muchísimo y ahí nació Hobbiespot.

Sinceramente, nunca me hubiese imaginado al empezar la intensidad de aquel año y medio de emprendimiento. El mundo startup engancha, con sus éxitos y miserias.

¿Qué me aportó?
  • Adaptarme a la extrema incertidumbre: En una StartUp las ideas, los equipos y los resultados cambian en muy poco tiempo. Adaptarse al cambio constante es toda una lección de vida.
  • Conocer los negocios digitales desde dentro: Preferí emprender a hacer un MBA. Empezar un negocio desde cero, casi sin recursos y convertirlo en invertible es un gran camino que te obliga a cambiar cada día.
  • Comunicación interna y externa: Descubrí que la comunicación del proyecto hacia fuera y del equipo hacia dentro, es crítico en el éxito de una negocio digital.